Dormir con luz demasiado fuerte provoca un desequilibrio hormonal

Se ha demostrado que dormir con una luz demasiado fuerte provoca un desequilibrio hormonal, alterando fundamentalmente los niveles de melatonina y produciendo además un mayor riesgo de desarrollar la obesidad y la diabetes.