hombre.mujer.jpg

Galería de Imágenes

Datos de acceso

Menú de usuario

Tartamudez

TARTAMUDEZ

El inicio para la tartamudez y el mejor momento de acción para tratarla, es en la infancia. Afecta al 6% de niños escolarizados. Aparece en niños de entre 3-7 años. Una de las más importantes causas  para que se produzca, en niños a partir de los 3 años,  es porque empieza a ser la edad crítica en la que el niño se separa de la madre y entra a formar de un grupo, a esto hay que añadirle si existen problemas previos de problemas de sociabilidad, Insuficiencia linguoespeculativa o Trastornos fonológicos.

Según evolucionen estas dificultades naturales, se tenderá a una desaparición o, por el contrario a su consolidación. En la solución del problema desempeña un papel importante el medio escolar y familiar. El medio familiar es hipercrítico para el mantenimiento de la Tartamudez en el niño. Se ha comprobado que la falta de fluidez cuando es corregida o castigada por el entorno, empeora. Esto se explica porque en la evolución normal del lenguaje, con 4-5 años, el niño con un desarrollo normal pasa de controlar acústicamente lo que dice a centrarse en “lo que quiere decir”. Por tanto, si el adulto, en lugar de preocuparse por la pronunciación del niño, estuviese atento a lo que éste quiere decir, facilitaría el paso para que la Tartamudez fuese desapareciendo.  Otra de las causas de Tartamudez desde la infancia, es por herencia. Se observan antecedentes en el 64% de los afectados. De este porcentaje, la mitad corresponde a los progenitores (mayoritariamente, se hereda si el Padre es quien padece de tartamudez).  Un factor que refuerza la consolidación del tartamudeo en el niño, es la burla de compañeros en el entorno escolar, por ello, el tutor responsable debe desplegar un conjunto de acciones educativas encaminadas al respeto. Por último, destacar que la TARTAMUDEZ NO DEBE SER CORREGIDA, SI NO TRATADA POR UN ESPECIALISTA.


 

Autora: Maribel García. Psicóloga. Especialista en Clínica.