convencer.jpg

Galería de Imágenes

Datos de acceso

Menú de usuario

¿Por Qué los Malos, son los que Triunfan?

¿POR QUÉ LOS MALOS, SON LOS QUE TRIUNFAN?

 

Algunos son dominantes, egoístas, narcisistas… pero tienen un atractivo al que pocos se pueden resistir. ¿CUÁL ES LA CLAVE DEL ÉXITO? ¿POR QUÉ NOS ATRAEN SI NO NOS CONVIENEN? En palabras del Psicólogo Juan C. Revilla (Universidad Complutense) “nos gusta coquetear con el lado oscuro, porque la actividad social a la que estamos sometidos nos obliga a adoptar ciertas normas de comportamiento”. Son el espejo en el que vemos nuestro Yo reprimido. Según el Psicoanálisis de Freud, la explicación está en esa parte oculta que cada uno de nosotros llevamos dentro, en un instinto natural hacia la transgresión y la no aceptación de normas y leyes.  En esta medida, cuanto más castigadora e inaccesible sea la figura del triunfador, más deseado será. De hecho, Odiar termina adquiriendo un carácter erótico que garantiza la continuidad de un vínculo de amor. Si a ello se añade una irracional dependencia afectiva, se comprenderá por qué muchas relaciones perversas se mantienen en el tiempo, sin que nadie lo entienda.  Según explica  la neuróloga María Sagrario del Hospital Clínico de San Carlos, Madrid “Los poderosos, suelen ser malos. El planteamiento seria: si me acerco a uno de ellos, me protegerá. Es un mecanismo etológico de supervivencia”. El problema es cuando el más fiero de la manada, también lo es en su relación de pareja. La Psicología los incluye dentro del grupo de “Sociópatas”, es decir, individuos que aglutinan desastrosas características biológicas, personales y sociales. Según, José Manuel Alemán (Libro, “La realidad trastornada”), para un sociópata una relación humana está carente de significado; por lo tanto, son hábiles manipuladores y explotadores. Aunque no todos terminan delinquiendo, algunos de ellos, acaban siendo protagonistas de maltrato. De hecho, resultados de estudios realizados con técnicas de Electrocardiograma han demostrado que el 40% de los sociópatas presentan un patrón anormal de ondas cerebrales que provienen de los Lóbulos Temporales y del Sistema Límbico del Cerebro, áreas que controlan la memoria y las emociones. Uno de los varios ejemplos históricos, de este poder de atracción “sin sentido”, pero que se ha demostrado que se produce, fue el caso del asesino Richard Ramírez, uno de los asesinos más sanguinarios que recuerda la historia criminal de Estados Unidos, que consiguió extrañamente crear auténtico fervor en el panorama femenino. Finalmente, una de sus admiradoras consiguió contraer matrimonio con él (Doreen Lioy una joven virgen y católica). Otro ejemplo, fue el actor Marlon Brando conocido por ser violento y egocéntrico,  pero que consiguió ser uno de los hombres más deseados y codiciados entre las mujeres. Y, por último, Ava Gadner conocida como la “Gata deseada, por todos los hombres de escandalosas juergas de sexo y alcohol”, siempre destacó por ser una mujer de “armas tomar”. Con un marcado carácter narcisista y manipulador. (Diversas fuentes bibliográficas, entre ellas: Datos extraídos de Revista Quo, Nº130, 2006).